INFRAESTRUCTURAS Y NEUTRALIDAD EN LA RED

No podemos obviar el hecho del medio que se necesita para aplicar las redes sociales a la temática de la educación, pues nada de esto sería posible si no hubiera primeramente unas infraestructuras y redes de
telecomunicaciones que permitiesen llevar Internet a todos los rincones (y por ende a todos los potenciales usuarios). Y a continuación, que éste acceso sea democrático y extensible a todos los ciudadanos, y con las mismas condiciones de acceso independientemente de la condición economica (neutralidad de la red).
Cabe destacar por tanto, estos dos factores fundamentales:
  • Necesidad de infraestructuras adecuadas para desplegar las posibilidades de la web 2.0 (o 3.0 mejor dicho), y que sean accesibles a toda la ciudadanía por igual. Porque la situación actual no deja de ser un agravio comparativo entre unas zonas y otras (Galicia atlántica vs Galicia interior, Galicia vs España, España vs Europa, etc.).

Existe una considerable brecha digital entre unos territorios y otros, lo que refleja la no igualdad de oportunidades ante dicho servicio (que en países como Finlandia se ha legislado como derecho esencial- como el agua, etc.). Aquí en España se han hecho muchas mejoras, pero todavía queda mucho por mejorar (recientemente se ha intentado garantizar un servicio mínimo esencial (1 MG), pero la CE lo ha desestimado.

Como ejemplo de dicha situación se podría citar el caso de Galicia: por parte de la XUNTA se proyectó un Plan de Banda Ancha (2010-2013), con una serie de hitos y objetivos temporales, partiendo de una situación donde aproximadamente el 70 % de la población tenía acceso real a la web (aunque no fuera a precios ni calidades muy competitivas), y se pretende hacer llegar el servicio a casi el 94 % de la ciudadanía a la finalización de dicha temporalización (cubriendo el resto mediante satélite y otras soluciones).

No hay que olvidar el hecho integrador y de equiparación de las condiciones de vida de las TICs, facilitando el acceso a servicios esenciales (educación, sanidad...) en zonas rurales o aisladas, y llevando la globalización a cualquier rincón.

Osimga, PLAN DE BANDA ANCHA DE GALICIA

Indicadores_Plan_Banda_Larga.png
Además, destacar en este apartado los accesos o mejoras en los mismos a la red en los centros educativos (PLAN ABALAR, etc.), rede de aulas CEMIT, centros sociales en los ayuntamientos... (donde se imparte formación a medida con base en TICs).

  • Necesidad de que que dicho acceso sea igualitario independientemente del servicio solicitado (dentro de unos rangos).
Se está dando la paradoja que debido al 'hambre' de acceso a la web y sus enormes posibilidades, aparezcan actores interesados en su control y administración, que busquen primar los intereses de una minoría frente a los de la mayoría.
Neutralidad de la red

INFRAESTRUCTURAS DE REDES

Las redes o infraestructuras de (tele)comunicaciones proporcionan la capacidad y los elementos necesarios para mantener a distancia un intercambio de información y/o una comunicación, ya sea ésta en forma de voz, datos, vídeo o una mezcla de los anteriores.
Los elementos necesarios comprenden disponer de acceso a la red de comunicaciones, el transporte de la información y los medios y procedimientos (conmutación, señalización, y protocolos para poner en contacto a los extremos (abonados, usuarios, terminales, …) que desean intercambiar información. Además, numerosas veces los usuarios se encuentran en extremos pertenecientes a diferentes tipos de redes de comunicaciones, o en redes de comunicaciones que aún siendo iguales son de distinta propiedad. En estos casos, hace falta contar con un procedimiento de interconexión.

Arquitecturas de redes de comunicaciones distintas para distintos servicios

Entre la red telefónica, que hace posible que dos abonados mantengan una conversación de voz, y la red de difusión de televisión, mediante la que una estación de televisión emite sus programas desde sus estudios hasta los receptores de los televidentes, existen diferencias fundamentales en cuanto a la naturaleza del mensaje que se envía, el sentido de la transmisión, y el número y tipo de usuarios que intervienen. Telefonear es hablar con otra persona, es por tanto una comunicación interpersonal, mientras que ver la televisión es, por ejemplo, observar qué sucede en otro lugar remoto lo cual significa que hay un proveedor de contenido; estas diferencias condicionan la complejidad de las redes de comunicaciones involucradas, así como los elementos de los cuales se componen.
Siguiendo con el ejemplo utilizado, la diferencia fundamental entre ambos radica en que la red telefónica proporciona un camino para que se comuniquen cualesquiera dos abonados, mediante la marcación de un número que identifica unívocamente a cada terminal. Cualquier abonado puede comunicarse con cualquier otro y las redes telefónicas (fijas y móviles) extendidas por todo el mundo hacen esto posible. En la difusión de televisión, unas imágenes son transmitidas desde los estudios hasta los oportunos reemisores, que finalmente cubren una cierta zona mediante potentes antenas. Esta señal es recibida por los televidentes mediante otra antena y su receptor de televisión. La señal de televisión está siempre disponible y es voluntad del usuario acceder a la misma. En un sistema de televisión convencional (tanto analógico como digital) el usuario no tiene ninguna posibilidad de interactuar con el extremo que envía la información.

Arquitecturas de las redes de comunicaciones. Conmutación de circuitos y conmutación de paquetes

Las redes de comunicación se diseñan y construyen en arquitecturas que pretenden servir a sus objetivos de uso. Por ejemplo, existen necesidades de intercambio de información entre usuarios que obligan a mantener un flujo continuo de información, o al menos que la información llegue sin retardos apreciables para el usuario y sin desordenar, pues de lo contrario se altera su significado. Este es el caso de la voz o, en muchos casos, del vídeo.
También es posible utilizar arquitecturas que se basan en un flujo discontinuo de información formado por “paquetes” separados de datos. Estas arquitecturas son típicas de sistemas donde la información es discontinua de forma natural (como por ejemplo en el uso del correo electrónico), pero también se puede utilizar en aquellos sistemas que requieren un flujo continuo de información, siempre y cuando se garantice que la red de comunicaciones entrega la información sin un retardo apreciable para los usuarios y sin desordenar los paquetes de datos en los que se ha descompuesto el flujo de información.
Para que la información enviada por un terminal, sea recibida en el otro extremo, las redes (y las arquitecturas mediante las que se implementan) establecen un “camino” entre los extremos por el que viaja la información. Como las redes de comunicaciones no unen directamente a todos los usuarios con el resto, sino que tienen una estructura jerárquica, es necesario contar con un procedimiento de “conmutación” o “encaminamiento” que dirija la información (sea un flujo continuo o esté “paquetizada”) hacia su destinatario.
Siguiendo con esta lógica, existen dos tipos básicos de arquitecturas de redes de comunicación: conmutación de circuitos y conmutación de paquetes. En la conmutación de circuitos, el camino (llamado “circuito”) entre los extremos del proceso de comunicación se mantiene de forma permanente mientras dura la comunicación, de forma que es posible mantener un flujo continuo de información entre dichos extremos. Este es el caso de la telefonía convencional. Su ventaja principal radica en que una vez establecido el circuito su disponibilidad es muy alta, puesto que se garantiza esta camino entre ambos extremos independientemente del flujo de información. Su principal inconveniente reside en consumir muchos recursos del sistema mientras dura la comunicación, independientemente de lo que en la realidad pudiera requerir. En la conmutación de paquetes, no existe un circuito permanente entre los extremos y, la red, simplemente, se dedica a encaminar paquete a paquete la información entre los usuarios. En la práctica esto significa que los paquetes en los que se ha dividido la información pueden seguir caminos diferentes. Su principal ventaja es que únicamente consume recursos del sistema cuando se envía (o se recibe) un paquete, quedando el sistema libre para manejar otros paquetes con otras información o de otros usuarios. Por tanto, la conmutación de paquetes permite inherentemente la compartición de recursos entre usuarios y entre informaciones de tipo y origen distinto. Este es caso de Internet. Su inconveniente reside en las dificultades en el manejo de informaciones de “tiempo real”, como la voz, es decir, que requieren que los paquetes de datos que la componen lleguen con un retardo apropiado y en el orden requerido. Evidentemente las redes de conmutación de paquetes son capaces de manejar informaciones de “tiempo real”, pero lo hacen a costa de aumentar su complejidad y sus capacidades.

Caracterización de las redes de comunicaciones. Direccionalidad, ancho de banda y simetría. Redes analógicas y digitales

En primer lugar las redes de comunicaciones se pueden distinguir en función de si el camino por el que circula la información es posible en ambos sentidos o uno solo. Asi, se tienen:
a) redes de comunicaciones unidireccionales en las que la información viaja desde un emisor a un receptor, no existiendo camino de retorno para la comunicación inversa. Este tipo de comunicaciones se suele encontrar en las redes de difusión o distribución.
b) redes de comunicaciones bidireccionales o interactivas: la información entre los extremos viaja en los dos sentidos, típicamente por el mismo camino, aunque también existen redes en que no tiene por que coincidir los caminos de ida y vuelta. Algunos ejemplos son las redes de telefonía y de datos.
c) redes híbridas, en las que se integran tipos diferentes de redes; por ejemplo, una red unidireccional para un sentido de la comunicación es combinada con otra red para el camino de retorno. Estas soluciones fragmentarias permiten tener, por ejemplo, servicios interactivos de televisión, en la que ésta es recibida por la red de difusión terrestre o por satélite, mientras que las selecciones del usuario y sus peticiones de vídeo bajo demanda (VoD), se envían por Internet (sobre la red telefónica).
En cuanto al ancho de banda, hay que señalar que los tipos de información que pueden circular por las redes son muy variados, en cuanto a su naturaleza, tratamiento, degradación y, particularmente de muy distinto ancho de banda. Dentro del ancho de banda de una señal quedan recogidas todas las frecuencias distintas que incorpora la señal. Las variaciones de frecuencia de una señal de voz son muy inferiores a las de una imagen movimiento (vídeo). La tecnología requerida en cada caso es muy distinta; la frecuencia es la variable fundamental del diseño de sistemas de comunicaciones. en sus aspectos de transporte de señal. De aquí, se puede hablar de redes de banda ancha cuando la información que manejan ocupa un rango de frecuencias elevado y de banda estrecha en caso contrario.
Además, en determinados usos de las redes de comunicaciones, uno de los extremos genera mucha más información que el otro, lo que tiene implicaciones relativas a la ubicación de las infraestructuras de mayor ancho de banda, en el sentido emisor-receptor o en el inverso. El grado de simetría se refiere a la distribución del flujo de información entre los dos extremos de la comunicación, distinguiéndose entre redes asimétricas y redes simétricas. En las primeras uno de los extremos de la comunicación genera mucha mayor cantidad de información que la otra parte y el mayor ancho de banda mayor se situará en el camino de emisor a receptor, siendo muy inferior el dispuesto en sentido contrario.
Por último si la información y el manejo que se hace de la misma es en formato digital, se puede hablar de redes digitales. Por el contrario si la información y/o el manejo de la misma es analógico, se trata de redes analógicas.

NEUTRALIDAD EN LA RED

La acepción moderna del término neutralidad de la Red traducción de su homónimo inglés network neutrality u open Internet que parece tener mayor fuerza mediática, fue introducido en 2005 por Tim Wu profesor de la Columbia Law School, quien retomó un antiguo concepto de las redes telegráficas del siglo XIX que no podían discriminar entre los servicios de telegramas. El debate sobre la Neutralidad de la Red comenzó a partir de Agosto de 2005, en particular en EE.UU. cuando la FCC suprimió la ley de "common carrier" que impedía a las compañías telefónicas norteamericanas controlar el contenido de lo que transitaba por sus redes.
Aunque no se conoce una definición formal de dicho término, neutralidad, en el contexto que nos ocupa, significa mantener una clara separación entre el acceso a la red y el contenido que circule. Más concretamente, se podría decir que la neutralidad es un concepto técnico de diseño de redes. Esta afirmación se sustenta en que una red que maximice la información al público tratará por igual todos los contenidos, sitios web y plataformas, porque de ese modo esa red podrá comunicar todo tipo de información y servir para cualquier aplicación o servicio. Por tanto, ese principio implica que las redes tiene más valor cuanto menos especializadas son -valdrán más cuando sean una plataforma general de usos múltiples, presentes y futuros- (Aquellas personas que esten más especializados en redes verán que esto es similar al diseño "extremo-a-extremo").
Este diseño resulta muy eficiente para gestionar grandes volúmenes de tráfico según el criterio best-effort, pero no garantiza ni la seguridad ni la calidad de servicio que requieren algunas de las aplicaciones que se cree son las que justifican las inversiones en redes de nueva generación, como, por ejemplo, la transmisión de voz y video en tiempo real.
Bajo la idea que una red puede incoporar diferentes subredes, conviene diferenciar dos conceptos que frecuentemente se confunden, a los que corresponderían sendos tipos de neutralidad:
  • Neutralidad de la red, este concepto obedece a una visión que combina diversas redes virtuales y el acceso a Internet, en una sola red que ha de ser neutra.
  • Neutralidad de Internet este concepto toma Internet como un servicio que ha de ser neutro, circulando por redes donde pueden asimismo transitar otros servicios.
Desde el punto de vista del grado de servicio, en la actualidad hay tres corrientes que pretenden definir lo que para cada una de ellas debe ser una red neutra:
  • Absoluta no discriminación
  • Discriminación limitada, sin grados de servicio
  • Discriminación limitada, con diferentes grados de servicio
Los defensores de la primera postura, que la red sea neutra sin discriminación de tipo alguno y sostienen que Internet funcionará mejor si el acceso y tráfico están claramente separados del contenido. Las compañías telefónicas e ISP se centrarían en proporcionar acceso y tráfico, sin poder discriminar por el contenido o la procedencia y destino de dicho tráfico. Lo ilustran con ejemplos del tipo siguiente: imaginen lo que ocurriría si se cobrase más a Yahoo por que sus búsquedas se entreguen con mayor rapidez que las de Google, o si una cadena de TV por internet pagase para que sus programas se vean mucho mejor que los de sus competidores, ¿Y que ocurriría si una casa de subastas como Ebay pagase para garantizar que sus pujas se hacen con un retaso mínimo, mientras que las de sus competidores no lo garantizan? ¿No aumentaría su notoria dominancia? O en el caso de Redes eléctricas, imagina que cobren en función de para qué se utilice la energía. ¿Y en las redes de agua que miren para qué se emplea el agua y pretendan facturar en función de ello?. A fin de cuentas, si la red no es neutra y las grandes compañías telefónicas pueden dar preferencia a quienes más paguen, el futuro de internet quedará muy afectado, sin duda.
En el extremo opuesto está el punto de vista de aquellos que se oponen a que se regule que las redes sean neutras; y se basa en otro tipo de razones, si bien en ocasiones éstas quedan un tanto oscurecidas cuando, simplificándolas, alegan que la neutralidad está basada en la política de la envidia.
El concepto es tan antiguo que ya se utilizó en el siglo XIX; con el comienzo del telégrafo en EE.UU. se reguló que los telegramas no gubernamentales se debian repartir en dicho país sin discriminar por el contenido ni por su origen o destino. Se dice que ese tipo de redes son neutras extremo a extremo.
Algunos autores como el referido Tim Wu, sostienen que el Internet que conocemos tampoco es completamente neutro, puesto que dado que funciona bajo la modalidad que se conoce como best effort, está favoreciendo de hecho la transferencia de ficheros y otras aplicaciones que no son sensibles al tiempo o a los retardos, y en consecuencia perjudica a a las comunicaciones en tiempo real.

El problema de fondo de la neutralidad se puede explicar con la siguiente cuestion: ¿Hay que permitir o no a los diferentes agentes de una red que den prioridad a ciertos flujos en detrimento de otros?
Antes de profundizar en la materia conviene recordar que la neutralidad de la Red no implica gratuidad del acceso. Los accesos de banda ancha de hoy en día no son gratuitos y del mismo modo que en los servicios postales hay diferentes clases de servicios, unos más caros que otros, en la red podría haber diferentes precios.
La neutralidad de Red se perturba con técnicas tan distintas como Gestión de Tráfico, diferentes calidades de servicio, discriminación en precios, priorizaciones de tráficos, degradación de aplicaciones (P2P), o bloqueos (VoIP).
Un defensor de la neutralidad, el conocido autor Enrique Dans, lo explica con las siguientes palabras:
  • El tráfico de datos recibido o generado en Internet no debe ser manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquiera otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se trata como una comunicación privada, y únicamente podrá ser espiado, trazado, archivado o analizado en su contenido bajo mandato judicial, como correspondencia privada que es en realidad.

Si un abonado contrata una determinada velocidad de acceso con una determinada calidad de servicio se comunicará sin problemas con aquellos que tengan las mismas características o superiores. Por tanto, la Neutralidad de la Red trata de impedir que los operadores prioricen unos contenidos o servicios sobre otros, que bloqueen aquellos que no les gusten o, en general, que inspeccionen y manejen de forma alguna el tráfico que se les encomienda.
Hasta la fecha, la interconexión de los diferentes puntos neutros del Internet público y el tráfico del 'backhaul' se ha venido realizando sin discriminar; unos bits no han tenido mayor prioridad que otros. Internet no es propiedad de ninguna empresa - de hecho es un conjunto amplísimo de redes pequeñas interconectadas entre si mediante puntos neutros - lo cual no lo percibe el usuario, puesto que todo Internet está a su alcance. En realidad, Internet se basa en acuerdos voluntarios de intercambio e interconexión entre todas las redes e ISPs que lo componen.
Pero con el desarrollo de Internet, el crecimiento de las empresas que aportan servicios en la red, y la posibilidad de proporcionar telefonía, televisión y otros contenidos de alto valor comercial, entran en juego unas fuerzas económicas muy importantes. Por ejemplo, una empresa que pudiese tomar el control de la distribución de Televisión por Internet tendría un enorme incentivo en hacerlo, aunque a medio plazo resultase perjudicial para la competencia y por ende para los usuarios y el interés general.
En función de como se resuelva el debate sobre la neutralidad de la red, Internet podría dividirse en dos: una vía rápida tal como una autopista, y una vía lenta similar a las carreteras locales o bien un Internet abierto para todos complementado por redes especializadas para quienes tengan necesidades especiales, como pueden ser algunas aplicaciones médicas. El debate se debe a que los operadores principales perciben que tienen una clara oportunidad comercial de aumentar sus ingresos y aseguran que los proveedores de contenidos están dispuestos a pagar más cuanto mayor sea la velocidad y calidad de entrega. Olvidando que el pago de los usuarios por acceso cubre todos los costes.